4 curiosidades sobre la piel que te sorprenderán

Hablamos del órgano más grande de nuestro cuerpo. Tendemos a pensar que lo sabemos todo sobre nuestra piel, pero no es cierto. En esta entrada vamos a revelarte algunas curiosidades que te ayudarán a entender mejor cómo funciona y, así, proporcionarle los cuidados necesarias para mantenerla en el mejor estado posible: hidratada, tersa y protegida contra el envejecimiento prematuro.

Tratamos de conocer nuestro tipo de piel para aportarle los cuidados cosméticos más adecuados. Todos sabemos que fumar favorece la aparición de arrugas faciales y que es imprescindible desmaquillarse de forma adecuada para mantener la piel limpia, dejando que respire. Estamos de acuerdo con estas afirmaciones, pero muchas veces también detectamos pensamientos generalizados que nada tienen que ver con la realidad. Para ayudarte a entender mejor el comportamiento de tu piel, vamos a contarte algunas peculiaridades que seguramente no conocerás.

 

El tipo de piel puede cambiar

A lo largo de la vida experimentamos muchos cambios y la piel no es la excepción a esta regla. Con el paso de los años, nuestro tipo de piel puede variar. Hablamos de un órgano vivo que se encuentra en constante evolución. Los desajustes hormonales, los malos hábitos de vida o cuestiones como el estrés pueden afectar al estado de nuestra piel. Si notas cambios, debes adaptarte a los mismos y variar tu rutina para proporcionarle todo lo que necesita. En Asociación de Medicina Estética de Madrid sabemos que la mejor forma de conseguirlo será visitar al médico especialista.

 

Puedes desarrollar piel sensible

Es una posibilidad dentro de los cambios que la piel puede desarrollar a lo largo de la vida. No todo el mundo que tiene piel sensible la ha tenido siempre. Puede convertirse terriblemente sensible a los agentes externos al producirse un cambio en la barrera protectora que se forma en la epidermis. Cuando esto ocurre la hidratación disminuye, lo que afecta a la protección contra las sustancias irritantes.

 

Claves del envejecimiento prematuro

Siempre ha sido un proceso natural y no ha dejado de serlo, pero nosotros mismos lo aceleramos al introducir malos hábitos. Precipitando, así, la aparición de arrugas, manchas y flacidez cutánea cada vez a edades más tempranas. No consumir los nutrientes esenciales, la ingesta masiva de azúcar y grasas, no protegerse de los rayos nocivos del sol, la contaminación o el estrés son los desencadenantes del temido envejecimiento.

 

Alimenta a tu piel

Los alimentos esenciales para proteger nuestra piel serán: frutos secos, que son antioxidantes y fuente de vitamina E; el pescado azul, sobre todo el rico en omega 3; el aguacate, que además de vitamina E contiene biotina; por último, la verdura es rica en betacarotenos y vitamina C.