4 factores a tener en cuenta sobre la fotodepilación

Sin duda, es el momento ideal para someterse a este tipo de tratamientos con el objetivo de llegar a tiempo y lucir unas piernas libres de vello en verano. Existen diferentes procedimientos para este tipo de depilación. Una de las dudas más frecuentes es si decantarse por la depilación Láser (luz amplificada por emisión estimulada de radiación) o por IPL (luz intensa pulsada). Lo cierto es que la respuesta a esta cuestión la tienen los especialistas en láser y otras fuentes de luz que se encargan de ejecutar estos procedimientos. El motivo es que la elección de un método u otro dependerá de múltiples factores que deberá determinar un facultativo.

¿En qué se diferencian?

Aunque ambos sistemas utilizan la luz para acabar con el pelo no deseado, sus características son diferentes. El láser, por ejemplo es selectivo, monocromático y unidireccional, por lo que está más indicado para pelos oscuros. Mientras que el IPL no es un láser, sino una fuente de luz con una fuente policromada en forma de abanico que lo hace más recomendable para el pelo más claro.

En cualquier caso la decisión final resulta mucho más compleja, al entrar en valor otras cuestiones relevantes. Desde Asociación de Medicina Estética de Madrid queremos destacar los siguientes factores:

Edad

Con el paso de los años el pelo se va debilitando y se hace más fino, por ello en edades tempranas presentamos más vello y eso dificulta de depilación definitiva. Lo que no quiere decir que no sea una alternativa para todas las personas que quieran someterse a este tipo de tratamiento.

Género

Por lo general, el vello corporal de los hombres es más fuerte que el de las mujeres. Por ello, es posible que requieran de más sesiones para alcanzar los resultados deseados.

Color del pelo

Aunque pueda parecer extraño, el pelo más claro es mucho más difícil de eliminar que el oscuro. Por lo que el número de sesiones o la técnica a aplicar puede variar en uno y otro caso.

Grosor del pelo

Se trata de otro factor determinante, cuanto más grueso es el pelo más sencillo será que desaparezca para siempre.

Tono de la piel

Al contrario de lo que pasa con la tonalidad del pelo, la piel clara hace que el tratamiento sea más efectivo y rápido que la piel morena. De hecho, en muchos casos se dice que la piel morena no puede someterse a este tipo de tratamiento. Una vez más, habrá que consultarlo con el médico y determinar qué solución es más adecuada para cada caso.

Zona corporal

Algunas de las zonas del cuerpo presentan un vello más persistente y, por lo tanto, más difícil de eliminar de forma definitiva. Las piernas o las axilas, por ejemplo son zonas más sencillas que el óvalo facial.