Acné en la edad adulta, causas y consecuencias

¿Sabías que se trata de un problema que afecta más a mujeres con edades comprendidas entre 20 y 50 años? Aparecen, por regla general, alrededor de la boca – en la barbilla y en el cuello –y suelen ser granos grandes, rojos, de curación tardía que pueden dejar incluso cicatrices. Volver a pasar por este contratiempo que, hasta hace no mucho, solo se atribuía a la juventud no solo afecta a nuestra estética, también nuestra autoestima se ve perjudicada. Pero, ¿cuál es la causa de ese molesto y persistente acné en la edad adulta? Desde la Asociación de Medicina de Estética en Madrid somos conscientes de que existe un factor hormonal que se agrava en momentos de estrés y que produce un aumento de sebo que queda atrapado en el folículo de los poros. Sin embargo, existen otros elementos que también entran en juego y que propician la aparición de esos granos, como el utilizar ciertos maquillajes o cremas y el consumo de tabaco.

¿Y la alimentación? ¿Existe una relación entre dieta y acné?  Son muchos los estudios que se han realizado en torno a los lácteos con el objetivo de determinar de qué manera influyen en la aparición de granos en nuestra piel, no solo en adolescentes, también en adultos. Por la explicación que tantas veces se ha dado, la causa se encuentra también en los precursores de testosterona que contiene la leche. Con esto no queremos decir que haya que eliminarlos, sino que en el caso de que se observe un aumento de acné será recomendable sustituirlos por otros alimentos igual de nutritivos pero con menos grasa, por ejemplo.

Además, la alimentación en nuestro país se caracteriza por ser muy alta en azúcares. En nuestra dieta incluimos constantemente productos procesados y harinas que pueden aumentar de manera considerable la formación de granos en los adultos que, a pesar de conocer los beneficios de una comida saludable, no siempre ponen en práctica sus conocimientos.

Tampoco queremos crear una confusión entre los usuarios y que piensen que será suficiente con una dieta equilibrada, rica en frutas y verduras, para borrar las espinillas de la cara. Es bueno beber mucha agua y reducir los hábitos negativos, pero a veces es necesario recurrir a tratamientos más agresivos para acabar con la persistencia de los granos y con las cicatrices que quedan en el rostro como el láser, la microdermoabrasión o los peelings. Una correcta higiene facial y el uso de cosmética de calidad nos ayudarán a conservar una cara bonita y libre de granos.

Para más información, no dudes en pedir consejo a nuestro equipo de expertos.