Alimentación: protección natural de la piel contra el sol

Aunque puede parecer que no está relacionado, la alimentación puede ayudarnos a proteger nuestra piel de los rayos nocivos del sol. Si nos paramos a pensarlo, no resulta descabellado. Introducir alimentos que favorecen la melanina y contribuyen a hidratar la piel es absolutamente recomendable durante los meses de verano. Llegan los días de playa y piscina, pero aunque no tomemos específicamente el sol no podemos escondernos, irremediablemente los rayos nos alcanzan simplemente por caminar por la calle.

En este sentido, los expertos señalan que en esta época del año conviene introducir en nuestra dieta alimentos ricos en nutrientes como el Q10. Podemos encontrarlo en el pescado, el marisco, las nueces o las espinacas. También es importante ingerir betacarotenos, que encontramos en la zanahoria, la papaya y los pimientos. En la misma línea, conviene incrementar la ingesta de alimentos antioxidantes, como la fruta que favorecen que la piel esté hidratada.

En la época estival es saludable orientar nuestra alimentación a fomentar la fotoprotección de la piel contra los rayos nocivos del sol. De este modo, favorecemos el equilibrio en la respuesta inflamatoria del organismo. No debemos olvidar que el número de casos de cáncer de piel aumenta cada día y una de sus principales causas es la exposición prolongada y sin protección a los rayos ultravioleta.

La capacidad de nuestro cuerpo para producir melanina resulta fundamental, ya que la pigmentación funciona como agente fotoprotector. En cualquier caso, esto no quiere decir que no debamos usar fotoprotector solar, sino que este tipo de alimentación mejora la protección natural de la piel y contra los rayos nocivos toda ayuda es poca.

Mediante la alimentación podemos estimular la síntesis de la melanina, aumentando la cantidad de esta dentro de los melanocitos. Además, mediante los nutrientes recomendados también estamos facilitando la distribución homogénea de los melanocitos a nivel epidérmico.

Además, desde la Asociación de Medicina Estética de Madrid recomendamos la ingesta de otros nutrientes como las vitaminas C, E, B3 y D3. Algunos alimentos saludables que tampoco pueden faltar en nuestro día a día son algunas especias, como el romero y la cúrcuma. El té verde también resulta beneficioso para preservar la salud de nuestra piel contra los agentes climatológicos propios del verano.