Otras aplicaciones del plasma rico en plaquetas

¿Te gustaría conseguir una piel más joven sin cirugía? Muchos de los tratamientos pensados para retrasar los efectos del paso del tiempo en el rostro y en el cuerpo -como las arrugas o la celulitis- utilizan plasma rico en plaquetas. Su combinación con vitaminas o ácido hialurónico permite a los pacientes disfrutar de unos excelentes resultados, ganando luminosidad y uniformidad en la piel, al mismo tiempo que dicen adiós a las manchas y a las arrugas. Quizás, por todo lo que supuso en el sector de la estética, son muy pocos los que recuerden todavía el porqué del origen de esta técnica. Echando la vista atrás, desde la Asociación de Medicina Estética en Madrid queremos hacer hincapié en sus usos terapéuticos y traumatológicos.

De hecho, desde 1994 expertos cirujanos se han valido de este producto, que se extrae directamente del paciente, para la reconstrucción de mandíbulas. Ante la rápida consolidación de los huesos comenzó a aplicarse para usos muy diversos, ya que las plaquetas lo que hacen es evitar la pérdida de sangre en caso de una lesión vascular.

Cuando hablamos de plasma rico en plaquetas nos referimos a un plasma que posee más plaquetas que la propia sangre periférica. Se ha descubierto también que en la pared de las mismas se encuentran unas proteínas con un alto poder regenerativo. Cuando se aplica en la lesión se favorece la producción de factores de crecimiento que estimulan la reparación del tejido, con la ventaja de que al ser preparado con la sangre del paciente no existe riesgo de rechazo.

En la actualidad, también se emplea en el tratamiento de todo tipo de lesiones articulares y tendinosas. Artrosis, esguinces crónicos, el llamado ‘codo de tenista’ y ‘codo de golfista’, etc. Éstas son algunas de las dolencias que se alivian mediante este método.

Los especialistas en dermatoestética supieron ver los beneficios de aplicar el plasma rico en plaquetas como sustitutivo a la cirugía. Mediante microinyecciones en las zonas de mayor flacidez se consigue estimular la producción de colágeno y de elastina. Para unos mejores resultados se puede combinar también con otros métodos como la mesoterapia o la luz pulsada intensa, entre otros.

Desde la Asociación de Medicina Estética en Madrid queremos resaltar que se trata de un procedimiento totalmente natural cuyos primeros efectos notaremos a los dos primeros días, siendo más papable esa mejoría a los 20 o 30 días de su aplicación.