Aspectos clave en la comunicación entre cirujano plástico y paciente

Entre un cirujano plástico y su paciente existe una relación médica donde la comunicación es fundamental. El doctor debe analizar cada caso para realizar el diagnóstico más adecuado y los posibles tratamientos para combatir el problema. Sin embargo, dicha comunicación no siempre es sencilla, la base de todo es la sinceridad. El mejor modo de llegar a un entendimiento con los pacientes y de conseguir que se sientan satisfechos tras el procedimiento al que se van a someter consistirá en marcar unas expectativas reales. Es decir, la misión de cirujano será transmitir de forma adecuada, entendible y realista al paciente cuáles son los resultados que puede esperar tras la intervención quirúrgica.

De hecho, desde la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE) se recomienda atender al criterio “expectativas reales” para que las dos partes implicadas valoren de forma veraz los resultados conseguidos, más allá de intereses económicos o deseos estéticos particulares. Desde este organismo oficial definen este concepto como aquellas expectativas que tienen en cuenta la edad, los hábitos de vida y las condiciones físicas individuales de cada paciente. Teniendo en cuenta, sobre todo, las características anatómicas y la capacidad de cicatrización de las zonas sobre las que se va a intervenir.

Lo cierto es que es difícil determinar cuáles serán los resultados tras una intervención, ya que cada persona es un mundo y no todos tenemos la misma capacidad de recuperación o la misma condición física. Todas estas cuestiones deberán analizarse antes de someterse al tratamiento, atendiendo, además, al hecho de que la capacidad de cicatrización dependerá, en gran medida, de la edad del paciente, la calidad de la piel y sus tejidos o si fuman o no, entre otros.

Desde la Asociación de Medicina Estética de Madrid queremos destacar que en el caso de las cinco intervenciones de medicina estética más demandadas es necesario extremar las precauciones. Fácilmente, los pacientes llegarán con una expectativa clara sobre lo que quieren conseguir, pero es nuestro trabajo hacerles ver qué puede ser real y qué será difícil de alcanzar. Los tratamientos a los que nos referimos serán: aumento de mamas, liposucción, blefaroplastia, rinoplastia y abdominoplastia.