Conoce todos los secretos de la radiofrecuencia facial

En la actualidad muchas personas se decantan por la radiofrecuencia facial como alternativa a la intervención quirúrgica para conseguir un rostro rejuvenecido. Este tratamiento ofrece una solución a la flacidez de la piel y los resultados son muy parecidos a los de un lifting, ya que produce un efecto tensor gracias a la aplicación de una innovadora tecnología de ondas que favorece la contracción de las fibras de colágeno y que mejora la laxitud de la piel. ¿Quieres saber un poco más sobre la radiofrecuencia facial? A continuación te contamos todos sus secretos.

Contrarrestar los signos del paso del tiempo y los daños sufridos en la piel del rostro, es posible con el tratamiento de radiofrecuencia facial. Una de las ventajas que ofrece, es que permite conseguir resultados comparables a los de la cirugía sin necesidad de recurrir al bisturí. ¿Cómo? El verdadero artífice de este procedimiento es la electricidad empleada: las radiaciones electromagnéticas oscilan de manera simultánea en el campo eléctrico y magnético. La técnica se basa en la aplicación de energía a través de la superficie de la dermis. La radiofrecuencia genera un campo eléctrico que deriva en un movimiento rotacional de las moléculas del tejido celular. Pero, ¿cuáles son sus efectos?

 

  1. Sintetiza colágeno y elastina: La radiofrecuencia facial favorece el aumento de la temperatura de los fibroblastos, las células que se encargan que de la fabricación de colágeno. Los tejidos adquieren firmeza debido a la reorganización de las redes fibrosas, por eso mejora la elasticidad de la piel.

 

  1. Mejora la circulación: La acción de las ondas electromagnéticas aumenta la circulación sanguínea, por eso a la vez también se observa un descenso del volumen del área tratada.

 

  1. Traslado de fibroblastos: La radiofrecuencia facial favorece la migración de los fibroblastos, por eso se consigue un efecto de rejuvenecimiento y tensor de la piel.

 

La radiofrecuencia facial es un tratamiento seguro, capaz de reafirmar y de dar contorno a la piel, consiguiendo una mejora en el tono y la textura de manera natural a través de la estimulación de su propio colágeno. Esta técnica está indicada para tratar arrugas y líneas de expresión, bolsas, ojeras, papada, mejillas y flacidez o falta de tono en cara y cuello.

Desde la Asociación de Medicina Estética de Madrid te recordamos que la radiofrecuencia facial puede combinarse con otros procedimientos que también mejoran la textura de la piel, como la toxina botulínica, los rellenos de ácido hialurónico o los peelings químicos.