¿Conoces la lipocavitación?

Los cúmulos de grasa localiza son un problema frecuente, sobre todo en aquellos casos en los que los pacientes llevan una vida sedentaria. Conocemos de sobra que existen zonas de nuestra anatomía corporal donde la grasa se aglutina sin remedio. En cuyo caso su eliminación no será sencilla. Este tipo de problema no suele solucionarse con una dieta adecuada y ejercicio frecuente. Pacientes que se encuentran dentro de su peso ideal, pero que presentan zonas abultadas y con tejido adiposo se convierten en el candidato ideal para una liposucción o alguna intervención que nos permita extraer la grasa.

Evidentemente, el paso por el quirófano ya constituye un riesgo, Afortunadamente, hoy en día la tecnología nos ofrece gran cantidad de alternativas a este tipo de tratamientos, como es el caso de la lipocavitación.

Hablamos de un nuevo método de cirugía estética que permite reducir la grasa localizada de una forma menos agresiva que con el bisturí. Su funcionamiento está relacionado con la aplicación de ultrasonidos de alta energía en el tejido graso que queremos tratar. Además, esta técnica es rápida y eficaz, el paciente sólo tendrá que permanecer las horas que dure el procedimiento y podrá volver a su casa inmediatamente después. Además, resulta indoloro por lo que los pacientes podrán continuar con su vida normal tras el tratamiento.

Esta técnica se encarga de crear una especie de burbujas en las células grasas. Dichas burbujas consiguen romper las membranas de estas células. Factor que posibilita la eliminación selectiva de estas células y de la grasa que se encuentra alojada en ellas. El mayor beneficio de la lipocavitación es que el proceso de eliminación resulta totalmente natural. Es decir, se puede conseguir sin ningún tipo de cirugía. En cualquier caso, será necesario someterse a diferentes sesiones para conseguir los resultados esperados, pero sin pasar por los riesgos de una intervención quirúrgica.

Evidentemente, no hablamos de un proceso milagroso. La mejor forma de mantener los resultados en el tiempo será tener una vida lo más saludable posible. Llevar una dieta variada y equilibrada y hacer deporte de forma regular son la mejor manera de mantener la forma y evitar los cúmulos de grasa localizada.

En la Asociación de Medicina Estética de Madrid siempre nos hacemos eco de los tratamientos menos traumáticos para los pacientes. En el caso de la lipocavitación se pueden perder entre dos y seis centímetros de grasa localizada. Las zonas donde aparecen estos cúmulos con más frecuencia son: los muslos, los glúteos, el abdomen, las rodillas y los brazos.