Cuidados básicos para la piel del contorno de ojos

La piel del óvalo facial y más concretamente, la del contorno del ojo, es muy fina. Por ello, requiere de una serie de cuidados básicos para protegerla de los agentes externos. Todos estamos de acuerdo en que esta parte de nuestro cuerpo está más expuesta a la contaminación, a los rayos ultravioleta del sol o al aire gélido del invierno. Además, el estrés o la falta de sueño también se hacen visibles bajo los ojos en forma de ojeras o bolsas.

El principal problema que encontramos en el contorno de ojos es que esta zona suele sufrir más la deshidratación, ya que está privada de film hidrolípidico. Este factor también favorece la aparición de los primeros signos de envejecimiento. Hablamos de la famosa pescadilla que se muerde la cola, ya que la piel deshidratada favorece que las líneas de expresión, las ojeras y las bolsas se acentúen todavía más.

Existen muchos tratamientos de rejuvenecimiento facial que nos ayudan a proteger la piel de la cara, pero en el caso de los ojos no está de más tener en cuenta una serie de cuidados que no deben faltar en nuestra rutina de higiene diaria.

Desmaquillar los ojos con cuidado. Eliminar los restos de maquillaje antes de irse a la cama es una cuestión fundamental. Pero, debemos hacerlos sin frotar bruscamente o estirar la piel. Es importante utilizar productos especialmente pensado para esta tarea y evitar aquellos que puedan resultar agresivos para la piel de la zona palpebral.

No descuidar la hidratación. Es importante aplicar una crema hidratante específica para el contorno de ojos al menos dos veces al día. Entre los ingredientes más recomendables para estos cosméticos destacan el extracto de arándanos, que aporta colágeno y elastina. También son beneficiosos los proxylane, los flavonoides o los complejos péptidos.

Los tratamientos antiarrugas también se pueden tener en cuenta para rellenar los pequeños surcos y descongestionar las bolsas. El maquillaje puede ser un buen aliado para darle luminosidad a la mirada y esconder pequeñas imperfecciones.

Además, desde la Asociación de Medicina Estética de Madrid, queremos destacar el papel de los tratamientos mínimamente invasivos. Como, por ejemplo, los rellenos con ácido hialurónico, toxina botulínica o plasma rico en plaquetas.