Descubren una bacteria que provoca la rosácea

La enfermedad conocida como rosácea tiene lugar ante un crecimiento anormal de los vasos sanguíneos. El principal síntoma es el enrojecimiento de la cara ante la aparición de pequeñas venitas que pueden verse a través de la piel. Es más frecuente en personas con el cutis más claro, pero la piel morena no es garantía de evitar este problema. Aunque la enfermedad fue descubierta en el S. XIV ha seguido investigándose a lo largo de los años. Recientemente, investigadores de varios países han hecho un hallazgo sorprendente: esta enfermedad está asociada a la presencia de una bacteria que reside en un ácaro de la piel, conocido como Demodex foliculorum.

Dicha bacteria reside en el tracto digestivo de este ácaro que se encuentra siempre en nuestra dermis. La misma pasa a los tejidos y los va deteriorando, degradando, irritando e inflamando la piel. Esta enfermedad suele afectar a más mujeres que hombres, concretamente a tres mujeres por cada hombre. Desde la Asociación de Medicina Estética nos hacemos eco de esta noticia que ha sido publicada por el portal especializado noticiasdelaciencia.com

La rosácea puede ser un problema más grave de lo que parece en un primer momento, motivo por el cual conviene visitar a un dermatólogo que pueda diagnosticar la enfermedad y encontrar la mejor solución para ponerle fin. En muchos casos, será necesaria hasta la ingesta de antibióticos para atajar la inflamación.

Incluso, en los casos más graves, la nariz puede verse deformada, presentando un tamaño más grande del habitual y la piel en esta zona muestra los poros dilatados. Los párpados también pueden verse afectados, mostrándose más gruesos de lo normal. En los estadios iniciales puede tratarse con algún medicamente específico. Si el problema es severo serán necesarios periodos de antibiótico y cremas. Sin embargo, cuando la forma de la nariz se ve afectada puede ser necesaria alguna intervención estética para restaurar su apariencia normal.

Entre las recomendaciones para las personas afectadas podemos destacar los siguientes: utilizar jabones neutros, evitar la luz ultravioleta, el calor excesivo y los productos que puedan provocar la irritación de la piel. La higiene del cutis se vuelve fundamental para evitar la presencia de rosácea y será necesario seguir ciertas recomendaciones para mermar la enfermedad y lucir el mejor aspecto posible.