Ejercicio físico contra el envejecimiento

Según una investigación realizada en el Centro Andaluz de Biología del Desarrollo existe una relación directa entra la práctica de ejercicio físico y la ralentización del envejecimiento. Los beneficios del deporte son de sobra conocidos, pero por primera vez, una investigación científica se centra en la repercusión del mismo sobre el envejecimiento de las personas. Concretamente, este estudio se centró en el análisis de algunos parámetros sanguíneos que se relacionan con el proceso antioxidante que desencadena la práctica de ejercicio físico. En la Asociación de Medicina Estética de Madrid nos hacemos eco de esta investigación, cuyos resultados han sido publicados en la revista Biogerontology. Una de las conclusiones más relevantes del mismo es que la práctica deportiva puede disminuir hasta en un 15% el estrés oxidativo de las células, que es el responsable del envejecimiento.

Uno de los indicadores en sangre sobre el que se ha centrado la investigación es la coenzima Q10. Precisamente, esta sustancia natural se encarga de prevenir la oxidación de las moléculas biológicas, que se encargan de evidenciar las consecuencias del paso del tiempo en nuestro organismo. Por primera vez, una investigación ha probado que los niveles de coenzima Q10 se incrementan en el ser humano durante la práctica de ejercicio físico. De este modo, se consigue ralentizar el envejecimiento y los signos de la edad en nuestro cuerpo, pero también, se contribuye a la prevención de patologías asociadas al envejecimiento, como las complicaciones cardiovasculares o las enfermedades crónicas.

En este sentido, desde la Sociedad Española de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad, SEMAL, se ha celebrado un curso sobre la preinscripción de ejercicio físico como tratamiento y prevención de enfermedades. En el mismo se resaltó el papel destacado del deporte en el ámbito de la medicina antienvejecimiento. Nuestra labor como Asociación de Medicina Estética en Madrid es destacar aquellas prácticas saludables que pueden contribuir a la ralentización del proceso de envejecimiento, minimizando los efectos del paso del tiempo en nuestro cuerpo.

En este sentido, podemos afirmar que realizar alguna práctica deportiva se nota, por dentro y por fuera. El ejercicio físico es adecuado para mantener la línea, prevenir diferentes patologías y para ralentizar el proceso de envejecimiento. El deporte intensifica los niveles de sustancias como la coenzima Q10, que previene el estrés oxidativo celular contribuyendo, entre otras cuestiones, a mantener nuestra piel más joven y cuidada.