Eliminar varices sin cirugía

Más allá de responder a una simple cuestión estética, las varices y las varículas pueden considerarse un problema de salud. Estas venas varicosas pueden afectar de forma negativa a la calidad de vida de las personas que las padecen, ya que pueden formarse coágulos en el interior de la vena. Entre los factores que contribuyen a la aparición de este problema destacan: pasar mucho tiempo de pie o sentado, un embarazo, la edad o el sobrepeso. Los avances tecnológicos en esta materia van en la línea de actuar a nivel molecular, sin embargo, hasta entonces las técnicas que se aplican consisten en eliminar las venas superficiales que no funcionan con normalidad, con el objetivo de que la sangre fluya adecuadamente por el sistema venoso.

En cualquier caso, desde la Sociedad Española de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad, SEMAL señalan algunas cuestiones fundamentales con las que debería contar la técnica ideal para eliminar este problema. En Asociación de Medicina Estética de Madrid nos hacemos eco de estas cuestiones básicas establecidas desde SEMAL.

  1. Debería permitir tratar cualquier tipo de variz, independientemente de su tamaño u otras cuestiones que suponen limitaciones para su aplicación, como la edad del paciente.
  2. Debería ser una técnica mínimamente invasiva, que afecte lo menos posible a la homeostasis del paciente.
  3. Debería responder a una intervención ambulatoria, que posibilitará la incorporación del paciente lo antes posible a su rutina diaria y sin molestias.

SEMAL señala que, actualmente, existe una técnica que se acerca notablemente a estas características que definen el procedimiento ideal, se trata de la Escleroterapia con Microespuma de polidocanol. El procedimiento de este tratamiento consiste en la introducción de una sustancia en el interior de estas venas deterioradas, que una vez dentro las elimina. Existe cierta diversidad de estas sustancias, en forma de espuma que se seleccionarán en función del tipo de vena varicosa que presente el paciente. Sin embargo, en ocasiones puede darse el caso de que existan venas subcutáneas, que deberán ser tratadas previamente a la eliminación de las varices.

En el ámbito de la medicina estética, se sigue evolucionando en cuanto a las técnicas y sustancias medicamentosas. Actualmente, se ha patentado una nueva espuma, que permite sustituir el aire ambiental por gases fisiológicos. Esta sustancia servirá para tratar problemas varicosos más graves, como enfermos postrombóticos o personas que padecen algún tipo de malformación venosa.