Adiós a las estrías gracias a un tratamiento láser

Estas cicatrices de la dermis aparecen cuando se produce un estiramiento excesivo de la piel. Acción que supone una pérdida de la elasticidad provocando la ruptura de las fibras internas de la piel. En el lugar donde aparecen, la piel presenta un grosor inferior y, además, carece de vascularización. Lo más normal es que las estrías aparezcan en el cuerpo de una paciente que se ha sufrido un cambio brusco de peso. Por ello, el embarazo suele ser el desencadenante más habitual.

Existe un pensamiento erróneo de que estas cicatrices suelen ser más habituales en las personas con sobrepeso, pero nada más lejos de la realidad. También pueden desarrollarse en personas delgadas e, incluso, en deportistas. En este último caso, los deportistas que desarrollan sus músculos de forma rápida pueden ver cómo aparecen estas marcas sobre su piel.

Cuando aparecen presentan un color rojizo que va desapareciendo con el paso del tiempo. En su fase final suelen ser de color nacarado. Los tratamientos para borrarlas de nuestra piel son mucho más eficientes en sus primeras etapas, cuando son rojas. La FDA (Food and Drugs Administration) ha aprobado el uso de un láser fraccional para el tratamiento de estas cicatrices en sus inicios. En función de la capacidad de cicatrización del paciente, pueden llegar a desaparecer del todo, pero en los casos más complejos también podemos conseguir minimizar su presencia.

En su última etapa, cuando ya están cicatrizadas y presentan un color blanquecino, son más difíciles de eliminar. Aunque también existen tratamientos mínimamente invasivos para acabar con ellas, como por ejemplo el láser de Erbio. El tratamiento es mucho más efectivo en las estrías con un diámetro superior a 0,5 centímetros. Desde la Asociación de Medicina Estética remarcamos la dificultad en el tratamiento de las estrías, por lo que sugerimos que la expectativa no debe ser la eliminación total, sino la mejora visual o minimización estética.

Los resultados son visibles desde el primer momento, pero serán necesarias varias sesiones y esperar unos meses para alcanzar los resultados definitivos. Evitar su aparición es la mejor forma de luchar contra ellas. La hidratación es la clave para evitar que la piel se dañe y muestre estas cicatrices en su superficie.