Cómo afectan los excesos a la apariencia de nuestra piel

A estas alturas del año nos afanamos por volver a la senda saludable. Comer bien, hacer deporte y cuidar nuestros hábitos. Es uno de los propósitos de año nuevo más habituales y lo cierto es que tiene mucho más sentido del que pensamos. Durante las navidades que acaban entrado ya el mes de enero, después del día de Reyes, cometemos muchos excesos. Comidas copiosas y alcohol de forma reiterada acaban por pasarnos factura, a lo que también hay que sumar el estrés de las compras navideñas y la preparación de las comidas familiares. No sólo acumularemos unos kilos de más, también la apariencia de nuestra piel se verá notablemente alterada.

La Academia Española de Dermatología y Venereología ha lanzado un decálogo con consejos que siempre conviene tener en cuenta para cuidar nuestra piel del mejor modo posible. Lo primero que tenemos que pensar es que los hábitos poco saludables, como fumar o beber alcohol, generan toxinas que impiden a nuestro organismo nutrir a nuestra piel todo lo necesario. Estos excesos, junto con la falta de sueño, son factores nocivos para mantener el órgano más grande de nuestro cuerpo en buen estado. Además, algunas patologías como la psoriasis o la dermatitis seborreica pueden empeorar.

La alimentación es otra cuestión relevante para proteger nuestra dermis. Una dieta hipercalórica, con muchos dulces, puede empeorar una piel grasa con tendencia seborreica o acneica. Una dieta con una elevada presencia de frutas y verduras, así como beber mucha agua, son los ingredientes esenciales de una piel sana e hidratada. Por ello, durante estos días de redención debemos incrementar su ingesta.

Dormir bien y durante, al menos, 7 horas cada día también será fundamental para cuidar nuestro cutis. Por la noche, nuestro organismo aprovecha para regenerarse y reparar todos los daños que hayamos podido acumular durante la jornada. En estos días, tratamos de recuperarnos de las navidades, así que deberemos dormir de forma adecuada para que nuestro rostro brille con luz propia.

Durante las fiestas nos arreglamos más, en el caso de las mujeres es mucho más frecuente utilizar maquillaje y nuevos cosméticos. En este sentido, habrá que reparar en que es básico limpiar bien la piel antes de acostarse e hidratarla de forma adecuada. También es importante no innovar con los productos de maquillaje o cosméticos, ya que no todos van bien con nuestro tipo de piel y no es un buen momento para hacer experimentos.

Los pies también son una parte importante, los grandes olvidados de nuestro cuerpo. Los calzados apretados pueden causar lesiones de diversa gravedad en nuestras uñas. Además, aunque es invierno y hace frío, debemos seguir usando fotoprotector para proteger a nuestra piel de los radicales libres, sobre todo si vamos a la nieve.

Desde la Asociación de Medicina Estética de Madrid queremos hacer hincapié en la necesidad de mejorar los cuidados de la piel, de la alimentación y la necesidad de hacer deporte para resarcirnos de los excesos del último mes. Protegernos del frío también será importante para preservar nuestra salud.