Las grasas y las calorías saludables no incrementan nuestro peso

Muchas personas pueden tener reservas sobre los beneficios de llevar a cabo una dieta equilibrada como la mediterránea, rica en grasas vegetales como el aceite de oliva o los frutos secos. Pero, lo cierto es que este tipo de grasas no conllevan un aumento de peso considerable en comparación con una dieta baja en grasas. Al menos estas son las conclusiones de una investigación científica que ha sido publicada en The Lancet Diabetes and Endocrinology que, entre otras cuestiones, señala que se ha creado un miedo generalizado al consumo de grasas saludables y a la cantidad de calorías que ingerimos cada día.  

No todas las grasas ni las calorías son iguales y se trata de elementos esenciales para el organismo humano. Aunque sí es cierto que debemos apostar por los nutrientes más sanos que proceden de alimentos como la fruta, las verduras, los frutos secos, las legumbres o los aceites vegetales, entre otros. En contrapartida, conviene reducir el número de calorías procedentes de alimentos procesados, ricos en almidón, azúcar o grasas trans.

De hecho, el estudio aboga por destacar los beneficios para la salud de la dieta mediterránea, rica en grasas vegetales, demostrando que los usuarios que apuestan por este tipo de alimentación no ven cambios notables en su peso, es decir, que no es necesario seguir una dieta baja en grasas para mantenernos en nuestro peso ideal.

Desde la Asociación de Medicina Estética de Madrid queremos destacar que es importante combatir la obesidad, ya que favorece la aparición de diferentes enfermedades como problemas cardiovasculares, diabetes del tipo 2 o algunos tipos de cáncer. Por ello, las recomendaciones generales de los endocrinos y nutricionistas van en la línea de seguir una dieta variada y equilibrada y realizar ejercicio físico con frecuencia.

Contar calorías no es una opción. De hecho, hay que saber diferenciar entre las calorías saludables de las que no lo son. Del mismo modo, que habría que dejar atrás la recomendación de restringir la ingesta de grasas, siempre que estas sean beneficiosas para la salud y de carácter vegetal.