La importancia del pan en una dieta

En la base de la pirámide nutricional se encuentra el pan. Este producto es uno de los alimentos básicos de cualquier dieta y su consumo es recomendable al menos una vez al día  en alguna de las comidas. Lamentablemente, desde hace algún tiempo muchas personas asocian el pan con el sobrepeso y lo han eliminado completamente de su alimentación. Se trata de una creencia errónea, ya que incluir el pan de forma moderada en la alimentación contribuye a la cobertura de las necesidades nutricionales diarias. Recientemente la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado la ingesta diaria de 250 gramos de pan. No obstante, el consumo medio español al día no supera los 100 gramos.

El pan es un alimento saludable

Actualmente podemos encontrar el mercado una amplia variedad de panes (blanco, integral, salvado, de centeno, de maíz, de espelta, de trigo, etc.), pero todos ellos tienen en común sus ingredientes base: harina, agua y levadura. Dependiendo de la variedad también se le añaden especias, azúcar, grasas (pipas de girasol, de sésamo…), frutas o leche para potenciar o mejorar el sabor.

La OMS señala que el pan es un alimento que desde el punto de vista nutricional muy beneficioso porque contiene:

  • Fibra: Uno de los nutrientes más importantes para la salud digestiva. Asimismo, la fibra previene enfermedades cardiovasculares y la diabetes Tipo II. En función del cereal utilizado, el pan puede tener entre un 10-20% de fibra, de ahí su efecto saciante.
  • Proteína vegetal: El pan también contiene este nutriente que juega un papel importante en la prevención de numerosas enfermedades crónicas.
  • Hidratos de carbono complejos: Este macronutriente está presente en el pan en un 50-60%. Se recomiendan más lo carbohidratos complejos en una alimentación porque son de absorción lenta.
  • Minerales y vitaminas: El pan es un alimento que aporta minerales como calcio, hierro, potasio, magnesio y fósforo, así como vitaminas B1 y B6.
  • Antioxidantes y componentes bioactivos: Los cuales cumplen una función importante a la hora de prevenir enfermedades crónicas.

Desde la Asociación de Medicina Estética de Madrid recordamos que el pan es un alimento que también contiene poca grasa (principalmente insaturada) y su consumo moderado ayuda a reducir los niveles del conocido “colesterol malo” (LDL) en el organismo. Por eso las personas que incluyen el pan en su dieta pueden experimentar una mejora de su salud cardiovascular.