Inventan un mecanismo para proteger la piel de los rayos solares

Aunque nuestra piel no se irrite cuando la exponemos al sol sin ningún tipo de protección no quiere decir que esté exenta de sufrir las consecuencias. Es cierto que hay personas con pieles más sensibles que otras pero todas ellas deben seguir las recomendaciones de los profesionales para prevenir la aparición de enfermedades derivadas de una alta exposición a los rayos de sol como el cáncer cutáneo. Sin embargo, no todas las personas en las mismas condiciones llegan a desarrollarlo. Desde la Asociación de Medicina Estética de Madrid y gracias al trabajo de investigadores del Instituto de Investigación Marqués de Valdecilla (Idival) hemos descubierto que algunas pieles cuentan con un segundo escudo protector que entra en acción cuando se supera la capacidad de respuesta de la melanina: hablamos de la proteína p53.

Cuando el daño que genera el sol en nuestra piel es leve o moderado la proteína lo que hace es que la capa más superficial de la piel dañada se escame y se caiga. Algo muy común tras el primer día de playa. Con ello, se reduce el riesgo de que nuestra dermis sufra mutaciones a raíz de la formación de células cancerosas. En definitiva, lo que hace es destruir el inicio de ese cáncer.

El estudio desveló que la alteración de esa proteína está presente en muchos tipos de tumores, especialmente en los cánceres de piel, aunque también es cierto que la mutación de ese gen por sí sola no es suficiente para que una célula normal se convierta en cancerosa. Al parecer, al perder esa alteración el control sobre la duplicación de material genético el riesgo de padecer cáncer se puede incrementar siempre y cuando se acumulen además otras mutaciones que se fortalezcan entre sí.

Desde la Asociación de Medicina Estética de Madrid nos llama especialmente la atención este estudio en el que los investigadores para demostrar su hipótesis crearon sus propias células en las que se anuló dicho gen en queratinocitos primarios de piel humana in vitro. Hablamos de una técnica pionera a nivel mundial.

Pequeños avances que nos permiten saber un poco más sobre las causas que originan los melanomas y los cánceres de piel.

Sobre este y otros temas tratarán nuestros cursos de formación orientados a profesionales.