Nuevos avances sobre la restauración capilar

La alopecia sigue siendo una de las cuestiones estéticas que más preocupación despierta en la sociedad. Los avances tecnológicos de los últimos años han cambiado el modo de entender la restauración capilar, las técnicas robóticas han mejorado notablemente los resultados conseguidos en este campo. Pero la ciencia también avanza a buen ritmo y siguen realizándose estudios e investigaciones que permitan encontrar una solución contra la pérdida definitiva del cabello. Los tratamientos abrasivos para algunas enfermedades, como el cáncer, también contribuyen a la pérdida masiva de pelo. En estas ocasiones el cabello vuelve a crecer, pero a veces la densidad y el volumen se ve mermado ante la destrucción de folículos pilosos. La calvicie continúa siendo una de las asignaturas pendientes de la medicina estética, erigiéndose como un problema que puede dañar notablemente nuestra autoestima.

En esta ocasión ha sido una investigación del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), mediante la que se ha conseguido provocar el crecimiento del pelo en ratones a través del uso de células del sistema inmune, conocidas como macrófagos. Este hallazgo no significa, necesariamente, que vaya a tener la misma repercusión en humanos. Pero siempre es motivo de celebración, pues podríamos estar más cerca de un tratamiento contra la alopecia.

Además, está técnica también podría emplearse para conseguir mejorar los injertos de piel. Cuando se quema el cuero cabelludo se produce el deterioro de los folículos pilosos y las glándulas sudoríparas. Es decir, los pacientes que han sufrido algún tipo de quemadura de consideración pierden el pelo y la capacidad de sudar en la zona afectada.

Según la investigación del CNIO la muerte de algunos macrófagos parece ser la clave de la reactivación del crecimiento del cabello. Parece ser que la muerte de estas células fomenta la estimulación de otros macrófagos que, a su vez, favorecen la activación de las células madre de la piel, lo cual repercute en el crecimiento del cabello.

Los investigadores se muestran esperanzados al considerar que este descubrimiento puede ser la clave para el desarrollo de nuevos tratamientos que posibiliten el crecimiento del cabello en seres humanos. El hallazgo tuvo lugar de forma casual, al realizar investigaciones de otra índole en oncología, pero sin duda son buenas noticias para el sector de la medicina estética.