Nutricosmética: ¿Es beneficioso ingerir colágeno?

Todos sabemos los estragos que el paso del tiempo causa a nuestra piel: pierde elasticidad y tersura. No podemos evitarlo, es el envejecimiento natural. El sector publicitario no para de recordárnoslo: los años corren en nuestra contra. Pero, también, ofrecen un sinfín de tratamientos cosméticos para remediarlos y la mayoría de ellos cuentan con un ingrediente en común, el colágeno. Hablamos de una proteína propia del cuerpo humano que favorece la regeneración de los tejidos, no sólo de la piel, también del pelo, los huesos, los tendones, etc.

Son muchos los que se plantean que si es una sustancia que produce el cuerpo humano ¿por qué necesitamos más? Muy sencillo, a partir de la treintena la producción de esta proteína comienza a descender de forma paulatina. Por ello, se aplica en la piel a base de inyecciones o cremas con el objetivo de atenuar las arrugas y reducir el envejecimiento de la piel. Sin embargo, en los últimos años las tendencias se han desviado hacia la nutricosmética y muchas personas se han decido por la ingesta de colágeno.

La proteína se encuentra en una especie de polvos que pueden aplicarse en bebidas, capsulas, barritas energética, etc. El problema es que, por el momento, es difícil esclarecer el punto de vista científico en todo esto. Lo que muchos no saben es que ya estamos ingiriendo gran cantidad de colágeno a través de la dieta. Introducimos el colágeno mediante la ingesta de alimentos como la carne y el pescado, ya que las verduras no producen esta proteína. Sin embargo, este último grupo alimenticio se aportan aminoácidos y otras sustancias que se involucran en la fabricación de este nutriente tan importante para nuestra piel.

En cualquier caso, no basta sólo con ingerirlo. El sistema digestivo rompe las proteínas ingeridas para construir nuevas moléculas y lo mismo pasa con los productos específicos para tomar colágeno. El organismo no lo absorberá sin más. Estaremos incrementando las herramientas para que el cuerpo genere esta sustancia de forma natural, lo que no quiere decir que su producción se vaya a incrementar, sobre todo si ya consumíamos suficiente cantidad a través de la dieta.

Desde la Asociación de Medicina Estética de Madrid queremos destacar que no sólo la caída del colágeno es la causa del envejecimiento de la piel. También influirá el deterioro de la elastina o el estrés oxidante del ambiente. Por el momento no existen muchos estudios científicos en la materia, aunque uno finalizado en 2014 concluyó que las mujeres que ingerían complementos de colágeno incrementaron la elasticidad de la piel.