Opiniones médicas, siempre por especialistas cualificados

Las redes sociales y los medios de comunicación echan humo desde que el pasado 20 de marzo un programa de Televisión Española emitiera una entrevista con el periodista, Miguel Jara, quien presentaba su libro “Vacunas, las justas”. Poco tiempo después, se conoció la noticia del fallecimiento del pequeño de seis años de Olot, aquejado de difteria porque sus padres se negaron a vacunarlo en su momento. En el programa de la RTVE se debatía sobre sí eran necesarias, efectivas y seguras las vacunas en los niños. Las recomendaciones del periodista de no vacunar a los menores levantaron ampollas entre el colectivo de profesionales médicos y la industria farmacéutica. El sector de la medicina estética es uno de los más afectados por el intrusismo laboral y este tipo de afirmaciones, por personal sin cualificación ni acreditación profesional, pone en riesgo la salubridad de los pacientes sanitarios.

Estos formatos emergentes, con contenidos sanitarios, están proliferando en los medios de comunicación debido al interés que suscitan entre la población. El problema no es la información en materia sanitaria, sino cómo se trata dicha información. La salubridad es una cuestión demasiado relevante, para darle crédito a personas que no son especialistas cualificados. Seguir los consejos vertidos en estos programas de entretenimiento podría tener consecuencias nocivas para los usuarios.

Desde Asociación de Medicina Estética queremos hacer hincapié en la importancia de emitir información sanitaria exhaustiva, de la mano de personas especializadas en el ámbito concreto que se pretende tratar. El ruido generado ante el caso de las vacunas no ha caído en saco roto, posteriormente, RTVE realizó un programa especial sobre “La necesidad de las vacunas”. El presidente del ente público declaro que en cuestiones tan delicadas, como las informaciones médicas o científicas, deberían ser tratadas de forma exclusiva por profesionales sanitarios.

Siempre hablamos de la importancia de que los pacientes de medicina estética se aseguren de la cualificación de los médicos que los tratan. Es evidente que la información o consejos emitidos por personal no cualificado en materia sanitaria no tienen relevancia alguna. Parece una obviedad, pero las opiniones médicas sólo deberían realizarse por parte de profesionales especialistas debidamente cualificados.