Orígenes de la restauración capilar

La pérdida de cabello es sin duda en la actualidad una de las preocupaciones más recurrentes de la población masculina. Por este motivo, el campo de la medicina estética investiga desde hace mucho tiempo cuál es el método más eficaz para combatir la alopecia. Los avances en nuevas tecnologías han jugado un papel fundamental en la búsqueda de una solución exitosa. De todas maneras, la milenaria sociedad egipcia ya formulaba recetas para contrarrestar la caída del cabello y evitar la pérdida definitiva del mismo. A lo largo de la historia, son numerosos los estudios y las investigaciones que se han realizado con el objetivo de encontrar una solución a la calvicie. Se han desarrollado muchas técnicas, pero no todas ellas consiguen los mismos resultados. ¿Quieres conocer cuáles son? Lee atentamente porque te las explicamos a continuación.

  • El primer documento escrito que da fe sobre la primera investigación de injertos de pelo, data de 1822. Éste fue redactado por un profesor universitario, Unger, y su pupilo. En él hablan de un estudio llevado a cabo mediante el injerto de pelo en animales y, posteriormente, en humanos. Estas prácticas pretendían sentar las bases de la lucha contra la calvicie.
  • Años después, en 1939, el japonés Dr. Okuda realizaría dos trasplantes de 4 mm para restaurar una zopa afectada por la alopecia.
  • En 1943 el Dr. Tamura tomaría cabellos de un donante para su posterior trasplante a través de incisión. Lamentablemente, el trabajo desarrollado de este especialista sería eclipsado con el estallido de la II Guerra Mundial.
  • Un año importante en la evolución de las técnicas de trasplante capilar es 1959. El Dr. Orentreich fundó las bases del trasplante de cabello moderno mediante intervención quirúrgica, tal como lo entendemos hoy en día. Sus investigaciones fueron determinantes para continuar perfeccionando las técnicas para combatir la alopecia, ya que se basan en el dominio de los donantes y del cuerpo cabelludo receptor.

Los avances en ciencia y tecnología han permitido continuar con los estudios que buscan el perfeccionamiento de los tratamientos de trasplante capilar. Desde la Asociación de Medicina Estética, nos gustaría señalar que hoy en día existen técnicas de extracción y trasplante de folículos, así como miniinjertos y microinjertos, que permiten conseguir resultados exitosos y muy naturales. Nuestro principal cometido es seguir informando a los profesionales asociados de esta área de la medicina, de todos los progresos que se producen en este campo, con el fin de que puedan mejorar todos sus servicios.