Principales riesgos del turismo estético

Con la llegada del verano, la mayoría de la población ya sólo piensa en vacaciones. En esta época se multiplican los viajes. Muchos van a la playa, otros prefieren la montaña y algunos optan por conocer mundo. Pero, hay personas que viajan para someterse a una operación de cirugía estética o a un tratamiento de medicina estética. Sin embargo, esta práctica entraña ciertos riesgos que, según la Sociedad Internacional de Cirugía Estética (ISAPS), pueden clasificarse en tres categorías diferentes.

El paciente es el que debe decidir a qué procedimiento se quiere someter. Evidentemente, deberá ser asesorado por un profesional debidamente cualificado. Sin un diagnóstico adecuado será difícil elegir la técnica más adecuada. Además, el médico cuenta con los conocimientos necesarios para determinar qué tratamiento le va a ofrecer más garantías de conseguir los mejores resultados.

Precisamente, son los médicos quienes deben asegurarse de que los pacientes mantienen unas expectativas realistas. Además, deberán explicarles detalladamente en qué consiste la intervención que se va a llevar a cabo, cómo será el postoperatorio y cuánto tiempo será necesario para una adecuada recuperación.

Una cuestión importante cuando un paciente se decanta por este tipo de procedimientos será elegir al mejor equipo médico. En nuestro país no son muchos los pacientes que se informan sobre la experiencia y la preparación de su cirujano, pero más difícil será conseguir esta información en el extranjero. En estos casos, lo más adecuado será buscar en las páginas web de las asociaciones médico estéticas del país al que nos dirigimos para el tratamiento. Estas instituciones exigen a los médicos disponer del título oficial homologado para ejercer.

Desde la Asociación de Medicina Estética de Madrid queremos destacar que antes de someterse a un tratamiento de estas características es importante consultar todas las dudas con el médico especialista. Una agencia de viajes, que se dedica a organizar la estancia y las visitas, no tiene los conocimientos adecuados para solventar ningún tipo de duda sanitaria.

Por último, habrá que tener en cuenta que el postoperatorio es mejor pasarlo en el mismo lugar en el que se ha realizado la intervención. Viajar pocos días después de someterse a un procedimiento de estas características puede resultar contraproducente.