¿Qué diferencia al lipofilling de otros tratamientos?

La ciencia avanza en todos los campos, en especial en el de la medicina estética. Cada día aparecen técnicas innovadoras que permiten corregir imperfecciones para que podamos lucir una imagen con la que sentirnos más a gusto o perseguir nuestro ideal de belleza. Uno de los últimos avances en medicina regenerativa ha sido el lipofilling, un tratamiento basado en la utilización de la propia grasa como material de relleno y regeneración. A continuación explicamos en profundidad en qué consiste el lipofilling.

La principal diferencia del lipofilling respecto a otros tratamientos, es que no se emplean productos sintéticos, sino que se disponen de las propias células adiposas para volver a reinyectarlas de nuevo en áreas donde se quiera generar un volumen extra. Cada vez más personas deciden rellenar y esculpir su rostro o cuerpo con las técnicas del lipofilling. Generalmente se extrae la grasa de zonas como abdomen, cintura, muslos y rodillas. Una de sus principales ventajas es que se trata de un procedimiento ambulatorio.

Las aplicaciones más comunes de este tratamiento son:

  1. Lipofilling facial: Permite corregir imperfecciones como surcos y arrugas en la cara, ya sea por el adelgazamiento de tejidos o la pérdida de volumen debido al proceso de envejecimiento.
  1. Lipofilling de glúteos: Muchos pacientes desean aumentar el volumen de sus glúteos con esta técnica de relleno. En algunas ocasiones se utiliza como complemento a una liposucción.
  1. Lipofilling de senos: La inyección de la propia grasa en el pecho permite aumentar su volumen y elevarlos de forma más sutil.

Una vez extraída la grasa, ésta es procesada mediante un sistema de centrifugado para filtrar las células más jóvenes. Por este motivo, el lipofilling es una técnica que se distingue por restaurar volúmenes sin utilizar productos sintéticos. Las células, al ser propias, no presentan problemas de adaptación y son capaz de autoregenerarse, por eso los efectos son duraderos y no se desvanecen con el paso del tiempo.

Desde la Asociación de Medicina Estética de Madrid también queremos señalar que con este tratamiento la calidad de la piel puede mejorar significativamente, ya que las células grasa trasplantadas reciben suministro de oxígeno y nutrientes por parte de los tejidos circundantes.