¿Qué son las lesiones vasculares?

Los trastornos de los vasos sanguíneos no sólo constituyen un problema estético, sino que además, pueden resultar muy molestos. Estas afecciones no responden a una cuestión de sexos, afectan por igual a mujeres y hombres. Las lesiones vasculares son un problema que suele desencadenarse con el paso de los años, presentando distintas formas y tamaños. Aunque en algunos casos pueden nacer con nosotros, lo normal es que se desarrollen en la edad adulta y suelen responder a estímulos externos o desajustes hormonales.

 

Tipos de lesiones vasculares

Cuperosis

Suele aparecer en personas que tienen la piel sensible. Se trata de marcas rojas que desaparecen al presionar sobre la zona afectada, volviendo a aparecer cuando se deja de presionar. Estas lesiones pueden brotar en el cuello, el escote, la barbilla, pero sobre todo se localizan en la cara. Se trata de pequeñas venas varicosas en las mejillas o la nariz.

Entre los principales desencadenantes de este trastorno podemos señalar: la práctica deportiva intensa, el calor o el frío excesivos, el uso de cosméticos agresivos, el estrés o los desajustes hormonales propios del embarazo. El tratamiento láser es la mejor alternativa para hacer desaparecer estas marcas.

Angiomas

Esta lesión puede nacer con nosotros o surgir poco tiempo después del alumbramiento. Varios estudios realizados señalan que la principal causa para su aparición es la baja madurez del sistema vascular del menor. Normalmente, desaparecen por sí solas.

A esta tipología pertenecen diferentes lesiones como son: el beso del ángel, los angiomas tuberosos, los angiomas planos o los puntos de rubí. Sólo este último aparece en la edad adulta. Los dos primeros desaparecen por sí solos y el tercero puede tratarse con láser desde edades muy tempranas.

Arañas vasculares

Estas lesiones telangiectasias, arañas o varices, se producen como consecuencia de una dilatación de los vasos capilares que se encuentran justo debajo de la piel. Suelen aparecer como con el paso de los años, pero algunos factores pueden acelerar el proceso.

La obesidad, el sedentarismo, los métodos anticonceptivos o las alteraciones hormonales son algunos de los detonantes que favorecen su aparición.

En Asociación de Medicina Estética de Madrid siempre hacemos hincapié en la necesidad de consultar con un médico especialista que pueda realizar un diagnóstico adecuado y asesorar sobre el mejor tratamiento disponible para eliminar la presencia de estos trastornos vasculares y sus implicaciones estéticas.