Riesgos por consumo habitual de bebidas endulzadas

La sociedad actual vive expuesta a unos niveles elevados de azúcar añadida en aquellos productos que consumen, más allá del azúcar que consumimos en el café o en otros productos amargos. Muchos alimentos que compramos en conserva incluyen este ingrediente y es algo que debemos tener en cuenta para que los niveles de glucosa en sangre no sean excesivamente altos. Las bebidas endulzadas también son un riesgo para nuestra salud, refrescos (incluidos los light) o zumos de frutas, por ejemplo, cuentan con aportes importantes de azúcar. Cuestiones que los expertos en nutrición conocen muy bien y que siempre se valoran a la hora de tener una dieta variada y equilibrada.

Sin embargo, un estudio reciente ha desvelado las consecuencias de ingerir demasiado azúcar para nuestro organismo. Beber más de cinco vasos de bebidas endulzadas a la semana incrementa, notablemente, el riesgo de padecer obesidad abdominal. Pero las consecuencias no acaban aquí, también supone un incremento de la hipertensión arterial y de los niveles de triglicéridos en sangre, reduciendo además el colesterol conocido como bueno. Estas son las conclusiones de un estudio realizado con la colaboración de cerca de 2.000 personas situados en un rango de edad entre los 55 y los 80 años con elevados riesgos cardiovasculares.

Se estima que este consumo de bebidas endulzadas puede incrementar entre un 43 y un 74% las posibilidades de desarrollar el síndrome metabólico. Nos referimos a una serie de condicionantes como el aumento de la hipertensión arterial o altos niveles de glucosa en sangre, entre otros, que elevan al riesgo de que la persona que los padece termine por desarrollar una enfermedad cardiovascular.

Resulta especialmente curioso que bebidas que se han popularizado en los últimos años, como los refrescos light o los zumos de frutas naturales pueden desencadenar obesidad abdominal e incrementar el peso en las personas que las ingieren regularmente y varias veces por semana.

Desde las Asociación de Medicina Estética en Madrid queremos destacar que estos productos tienen un escaso valor nutricional, al aportar azúcar y otros ingredientes poco necesarios. Por ello, es recomendable no excedernos en su consumo. Llevar a cabo una dieta variada y equilibrada, beber agua y hacer deporte son cuestiones fundamentales para lucir un cuerpo saludable, tanto por dentro como por fuera.