Tecnología contra el envejecimiento

La evolución de la tecnología puede emplearse para contribuir a uno de los hitos más ansiados por el ser humano, contrarrestar el paso del tiempo, no envejecer. Los avances tecnológicos son más reales de lo que pueda parecer, en ocasiones la realidad supera la ficción. Existen mecanismos de reconocimiento facial como elementos de seguridad, más allá de las películas de acción norteamericanas. De hecho, existen programas informáticos que nos permiten conocer el aspecto de niños que han desaparecido con el paso del tiempo, incluso en la edad adulta, para continuar con su búsqueda. Desde la Asociación de Medicina Estética de Madrid queremos enfatizar el hecho de que esa misma tecnología podría utilizarse para saber cuál será nuestro aspecto con el paso del tiempo, como será nuestro envejecimiento y, de este modo, poder trabajar sobre aquellos aspectos que vayan a presentar una apariencia más envejecida.

En este sentido, un equipo de científicos de la Universidad de Carolina del Norte ha trabajado en el desarrollo de un software que te permite conocer tu imagen de mayor, a través de una fotografía de tu cara. En cualquier caso, también será necesario detallar ciertos aspectos relacionados con nuestros hábitos de vida como la alimentación, si somos fumadores o consumimos bebidas alcohólicas con cierta frecuencia. La foto que se emplea para este análisis deberá ser lo más natural posible, sin usar maquillaje y sin sonreír. El sistema escaneará esa imagen buscando detalles y datos, información que le permite conformar la apariencia exacta que presentaremos dentro de unos años.

El creador de este proyecto, Jay Olshansky, un biodemógrafo de la Universidad de Illinois (Chicago) establece la posibilidad de que todas las personas, conociendo los posibles efectos que el paso del tiempo tendrá en su piel, puedan tomar las medidas necesarias sometiéndose a aquellos tratamientos de rejuvenecimiento facial más adecuados para cada caso.

Desde nuestra experiencia en el ámbito de la medicina estética, sabemos que el paso del tiempo no afecta a todas las personas por igual. En ese proceso intervienen diversos factores como los hábitos de vida, el lugar de residencia, la profesión, el tipo de trabajo, etc. En cualquier caso, es cierto que tampoco dos personas envejecen del mismo modo, mientras que en algunas ocasiones el paso del tiempo tiene una mayor incidencia en una parte de la cara, para otras los mayores signos de envejecimiento pueden encontrarse en otro rincón del óvalo facial. Sin ninguna duda, este tipo de tecnologías puede ser de gran ayuda para los facultativos especializados en medicina estética, contribuyendo a la elección de las técnicas más adecuadas para cada paciente en concreto.