Tendencias en medicina y cirugía estética en 2017

A pesar de la amplia variedad de tratamientos y de intervenciones que existen en la actualidad en el campo de la Cirugía y Medicina Estética, Plástica y Reparadora, parece que las tendencias en 2017 van encaminadas hacia dos objetivos: rejuvenecimiento facial y remodelación corporal. El uso de técnicas avanzadas y menos invasivas, hacen que los tiempos de recuperación se reduzcan y los pacientes sufran las mínimas secuelas. Las innovaciones constantes en esta especialidad médica, permite que cada año salgan a la luz tratamientos más eficaces. Por eso queremos aprovechar las próximas líneas para hablarte de los retos más próximos que la Medicina y Cirugía estética tienen por delante.

Diagnóstico de la piel

Una de las necesidades que plantea la Medicina y la Cirugía estética es la prevención y tratamiento del envejecimiento de la piel. Antes de llevar a cabo una intervención, es importante realizar un estudio del estado de la piel del paciente para indicar cuál es el mejor tratamiento. Para ello se recomienda el uso de equipos de dermoanálisis que permiten saber el estado del acné, de los poros, posibles alternaciones vasculares y de melanina, o el grado de hidratación. El objetivo es recomendar un tratamiento adaptado a las características y necesidades de la piel del paciente.

Rejuvenecimiento facial

En rejuvenecimiento facial la tendencia es utilizar técnicas mínimamente invasivas, como el lifting a través de lipolaser o similares. Este equipo actúa bajo la piel y consigue licuar los excesos de grasa en zonas como la papada y estimular la formación de colágeno para lograr un efecto tensor en el óvalo facial. También es interesante el uso de la radiofrecuencia fraccionada, con la aplicación de agujas finas que se introducen en la dermis para contribuir a la formación de colágeno y elastina. Ambos tratamientos requieren de anestesia local de forma ambulatoria, la cual permite al paciente experimentar una rápida recuperación (de dos a tres días).

Para retrasar el envejecimiento de la piel, destacamos los tratamientos revitalizantes como el PRX-T33, un redensificador dérmico de gran potencia que aporta hidratación y consigue un efecto alisador de los tejidos faciales.

No obstante, la técnica quirúrgica con más proyección es la lipotransferencia o lipofilling. Se tratan de inyecciones de grasa obtenidas de otras partes del cuerpo y procesada adecuadamente para dar mayor autoridad a los pómulos, suavizar surcos y disimular arrugas. Además, al mismo tiempo consigue un alto nivel de luminosidad cutánea.

Remodelación corporal

Los tratamientos también son mínimamente invasivos. Por ejemplo, la lipotransferencia es una de las técnicas de extracción de grasa corporal más utilizadas para inyectar volumen en otras zonas, como las mamas. Asimismo, desde la Asociación de Medicina Estética de Madrid señalamos que la liposucción asistida por láser (LAL) consigue licuar la grasa y al mismo tiempo evitar la flacidez.

Para la celulitis el uso de ultrasonidos es la mejor opción no invasiva. Estos también pueden combinarse con tratamientos con infrarrojos y vacío. No obstante, en medicina estética cobran cada vez más importancia los ultrasonidos focalizados de alta intensidad (HIFU).