Nuevas modalidades de microinjertos capilares

Los problemas de alopecia han encontrado la solución en los trasplantes capilares robotizados, una nueva técnica que ha permitido mejorar notablemente los resultados. Se trata de microinjertos, la novedad está en que la tecnología robótica presenta una gran precisión que permite extraer numerosos unidades foliculares sin alterar el aspecto visual de la zona dadora. Además, este sistema minimiza las molestias y evita la aparición de cicatrices, lo que permite obtener unos resultados más naturales y definitivos. Desde la Asociación de Medicina Estética en Madrid queremos destacar que los microinjertos capilares no se centran sólo en la pérdida de cabellos en la cabeza, se está detectando cierta tendencia a realizar este tipo de tratamiento en otras zonas del cuerpo, como la barba.

Los orígenes del trasplante capilar se asientan en Japón, donde un dermatólogo trató de regenerar zonas de la piel quemadas o cicatrices en el cuero cabelludo, mediante el trasplante de cabellos de otras zonas del cuerpo. Este hecho tuvo lugar en los años 30, si bien es cierto que los avances tecnológicos hacen posible mejorar los resultados obtenidos y, por ello, en los últimos años es uno de los tratamientos más demandados. Generalmente, la zona dadora suele localizarse en la nuca, ya que los vellos de esta zona presentan una mayor resistencia a los problemas de alopecia.

La tendencia actual es realizar estos microinjertos en otras zonas del cuerpo, donde se pueden encontrar calvas. El estilo hípster ha puesto de moda las barbas densas, pobladas y cuidadas, factor que está desencadenando la necesidad de cubrir calvas o presentar mayor densidad de vello en esta zona en la cara de los hombres. En cualquier caso, desde la Asociación de Medicina Estética en Madrid queremos hacer hincapié en que existen otras tendencias relacionadas con el trasplante capilar, zonas como las cejas, las patillas o las pestañas también son objeto de este tipo de tratamiento. En estos casos, conviene tener en cuenta el tipo de vello que presenta cada zona y si realmente merece la pena realizar el trasplante. Las innovaciones en este ámbito están a la orden del día y cada vez se solicitan más esté tipo de tratamientos tanto para el cuero cabelludo, como para otras zonas del cuerpo donde la demanda de pelo, hasta ahora, era menos habitual.