Tratamientos no invasivos para eliminar marcas por acné

El acné es una enfermedad típica de la adolescencia, sin embargo, se está detectando una incidencia, cada vez mayor, de mujeres afectadas por esta patología. Las principales causas del acné en adultas son el estrés o los desajustes hormonales. En cualquier caso, el 90% de los pacientes que sufren esta enfermedad inflamatoria de la piel son adolescentes que, dependiendo de la intensidad con la que sufran esta patología, podrán presentar cicatrices en la edad adulta. Desde la Asociación de Medicina Estética de Madrid queremos abordar hoy las consecuencias del acné en la piel y cómo eliminar las secuelas de esta patología de forma mínimamente invasiva.

El Presidente de la Sección Centro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), José Luis López, considera que alrededor del 85% de las cicatrices del acné persisten o, incluso, se convierten en permanentes. En cualquier caso, en los casos en los que aparece un acné muy severo es necesario acudir a un dermatólogo para tratarlo en su etapa inicial, evitando así la aparición de cicatrices en la piel. El acné suele manifestarse principalmente en la cara, por lo que las secuelas de este problema dermatológico son muy visibles y difíciles de disimular.

Los avances tecnológicos han posibilitado mejorar los resultados de los tratamientos que persiguen el objetivo de minimizar las cicatrices del acné. Desde la Asociación de Medicina Estética de Madrid queremos destacar las siguientes técnicas:

  • Láser fraccionado de CO2 o erbio: Este tratamiento puede alcanzar resultados visibles en varias sesiones, mediante su aplicación se consigue un alisado de la piel y la estimulación de la producción de colágeno. Minimiza los efectos secundarios de otro tipo de tratamiento y no es necesario un tiempo de recuperación, por lo que los pacientes pueden continuar con su rutina diaria.
  • Radiofrecuencia fraccionada ablativa: Pretende alcanzar una remodelación del colágeno. La aplicación de este tratamiento se realiza mediante un sistema de agujas en unas zonas determinadas de la piel, dejando otras sin tratar. La técnica consiste en la estimulación térmica de la dermis, sin alterar la epidermis.
  • Luz intensa pulsada: Muy adecuado en los casos en los que se produce un cambio en la pigmentación de la piel. Su aplicación se realiza mediante láser de luz pulsada.
  • Microneedleing: Hablamos del tratamiento más innovador para la eliminación de cicatrices por acné, consiste en realizar aplicaciones con un rodillo con microagujas en la zona afectada.
  • Cremas regenerantes: Se trata de una medida complementaria a otro tipo de técnicas, ya que estos productos favorecen la estimulación natural del colágeno en la piel.