La ausencia de ejercicio físico aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama

Científicos del Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (GEICAM) han realizado un estudio que relaciona la importancia del ejercicio físico como efecto preventivo real sobre la aparición de cáncer de mama en mujeres. Los resultados son determinantes: las mujeres que no practican ejercicio de manera regular tienen un 71% más de probabilidades de padecer cáncer de mama. Otro de los datos relevantes derivados la investigación impulsada por GEICAM, es que solo el 46,9% de las mujeres españolas realizan algún tipo de actividad física (frente al 52% de los hombres) y, además, alertan de que el 31% de la población adulta en nuestro país no realiza ningún ejercicio físico.

A pesar de que GEICAM en anteriores ocasiones había llevado a cabo investigaciones sobre el impacto la actividad física en el desarrollo y la proliferación tumoral del cáncer de mama en mujeres, la importancia de este estudio radica en que hasta ahora no se conocía el ejercicio físico como efecto preventivo real sobre mujeres premenopáusicas y postmenopáusicas. Asimismo, según los resultados obtenidos por los investigadores de GEICAM, el ejercicio tiene un efecto beneficioso mayor en mujeres premenopáusicas, mientras que las posmenopáusicas necesitan realizar una actividad física más intensa para llegar al mismo nivel de protección. El documento también añade que el efecto protector es aún más patente en mujeres que no hayan sido madres.

Selección de la muestra

En el estudio llevado a cabo por GEICAM han participado 23 hospitales españoles pertenecientes a 9 comunidades autónomas. Asimismo, también han tomado parte mil pacientes en edades comprendidas entre los 18 y 70 años de edad con cáncer de mama de reciente diagnóstico. Para la elaboración del documento se analizó en pareja a cada una de estas mujeres junto a otra sana de su misma edad, que viviera cerca de su área y que carecieran de vínculo familiar.

Para averiguar si el ejercicio físico de las mujeres era el sugerido por la Organización Mundial de la Salud (OMS), (actividad física de intensidad media durante 150 minutos a la semana), los investigadores calcularon el gasto metabólico e introdujeron un nuevo indicador traduciendo la recomendación de la OMS en caminar de manera enérgica durante 30 minutos al día como mínimo. También se dividieron a su vez aquellas mujeres que cumplían con los 150 minutos semanales de actividad establecidos, con las que llevaban una vida sedentaria.

Desde la Asociación de Medicina Estética de Madrid nos hacemos eco de esta investigación de GEICAM porque de manera habitual incidimos en la importancia que tiene el ejercicio físico en la reducción de la materia grasa y en el aumento de la masa muscular. La mejora de la composición corporal sin duda juega un papel decisivo en la prevención de enfermedades metabólicas.