¿En qué consiste la bioestimulación capilar?

La preocupación por la salud capilar va en aumento y afecta, por igual, a ambos sexos. Es posible que los problemas de alopecia se hayan visto incrementado por el aumento del estrés y otros factores similares. Sea como sea, el sector de la restauración capilar trabaja a contrarreloj para conseguir los mejores resultados de la forma menos invasiva posible. Es el caso de la bioestimulación capilar, una técnica que consiste en la aplicación de microinyecciones de plasma rico en factores de crecimiento en el cuero cabelludo.

Este nuevo procedimiento es tendencia debido a que se están consiguiendo grandes resultados. En primer lugar se extrae una muestra de sangre del paciente de la que se consiguen las sustancias necesarias para el tratamiento. Finalmente, estas últimas se inyectan directamente sobre el cuero cabelludo en las zonas en las que se quiere mejorar la cantidad o la calidad del pelo. Las infiltraciones nos permiten incidir, directamente, sobre el folículo piloso, favoreciendo así la aparición de nuevos vasos sanguíneos, un factor clave para potenciar el crecimiento de nuevo cabello.

Este tratamiento está especialmente indicado para las personas que padecen una débil caída, pero que aún conservan las raíces. Lamentablemente, no están siendo positivos para los casos más severos de alopecia, ya que sin raíces no se puede llevar a cabo. En cualquier caso, desde la Asociación de Medicina Estética de Madrid queremos hacer hincapié en que es importante la prevención. Es decir, resulta más fácil encontrar una solución al problema de alopecia en las fases iniciales de esta patología.

La bioestimulación capilar es una técnica que contribuye a la prevención de los problemas de alopecia y detiene la caída del cabello. Entre sus principales beneficios, podemos destacar que estimula el crecimiento de los vasos sanguíneos, la creación de colágeno y, posiblemente, favorezca el crecimiento celular. Además, repara los tejidos dañados del cuero cabelludo. Por todo ello, se recomienda en pacientes con una pérdida leve a moderada de cabellos para conseguir la deseada revitalización capilar.

Pero existen otros beneficios de este procedimiento, como que no son necesarias demasiadas sesiones y que los resultados comienzan a apreciarse desde el primer día. Cuando la alopecia es más severa y ya se ha producido la destrucción del folículo piloso, la regeneración capilar ya no será posible. En estos casos se puede recurrir a tratamiento de injertos capilares o transplantes de cabello.