El cáncer de piel podría tratarse con un nuevo láser

La incidencia del cáncer cutáneo ha disparado las investigaciones científicas en la materia. En este caso, vamos a hacer referencia a uno de estos trabajos que se está desarrollando en territorio nacional. La Universidad Politécnica de Valencia, la Politécnica de Madrid y el Centro de Investigación en Red de Bioingenieria, Biomateriales y Nanomedicina (CIBER-BBN) han trabajado en el desarrollo de un dispositivo láser para combatir el cáncer de piel. Lo más llamativo de esta tecnología es que es de bajo coste, al contrario que otros tratamientos para este tipo de dolencia.

Su mecanismo es sencillo, elimina las células tumorales mediante el sobrecalentamiento. Una técnica que se consigue mediante la irradiación de nanopartículas de oro, que mantiene la zona afectada a una temperatura de entre 42 y 48ºC. Este calentamiento produce una hipoxia que termina por matar a las células que provocan el tumor. Por increíble que parezca, el tratamiento con este tipo de láser no supone ningún tipo de lesión sobre la piel sana. Es cuando se utilizan las nanopartículas cuando se consigue el sobrecalentamiento deseado.

Una de las grandes ventajas de este descubrimiento es el hecho de poder discernir entre los tejidos enfermos y los que están sanos. Atacando exclusivamente aquellas zonas afectadas por el tumor cutáneo. Un hallazgo que adquiere más importancia, si cabe, cuando los tumores de piel se han incrementado en un 38% en los últimos años según un informe de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV). Dicho aumento fue más notable en el último año, elevándose hasta el 10%.

No podemos evitar sentirnos optimistas cada vez que sale a la luz una noticia como esta. En la actualidad, este tratamiento se está ejecutando en cultivos celulares de laboratorio. Desde la Asociación de Medicina Estética de Madrid queremos destacar que la buena noticia es que esta aplicación está siendo un éxito. Además, los investigadores señalan que podría trasladarse fácilmente a un entorno hospitalario. Aunque de momento habrá que ser precavidos, pues se encuentra en una fase inicial.

Sin duda quedan pasos por dar, como probar su efectividad en tejidos animales de forma previa a su utilización en seres humanos. Sea como sea, es motivo de clebración. Cabe destacar, que este trabajo se está desarrollando con la financiación del programa nacional de investigación.