El déficit de ceramidas causante de varias patologías de la piel

Según un estudio reciente, las principales patologías de la piel cuentan con un denominador común: el déficit de ceramidas. La psoriasis, la dermatitis atópica, el acné, la rosácea o los eccemas coinciden en esta cuestión. Las ceramidas son un elemento del tejido cutáneo que, junto con las células de la piel, se encargan de mantener la cohesión del órgano más grande de nuestro organismo. La ausencia de estas, genera huecos que hace que la piel sea vulnerable a los agentes patógenos y a la deshidratación.

¿Cómo se corrige el déficit de ceramidas?

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que existen hasta seis tipos diferentes. Tres de ellas resultan esenciales para recuperar la salud de la piel y sobre las que necesitaremos actuar para recuperar la barrera protectora. En cuanto a la asimilación de la piel, las ceramidas de mejor calidad son las que proceden de cultivos vegetales.

Hablamos de una cuestión importante, pues cuando la dermis está dañada perderá un número importante de ceramidas cada día. Esto provoca una alteración de la barrera inmunológica de la piel, dejando espacio para diferentes problemas y afecciones que pueden llegar a volverse crónicos. Cuando esto ocurre, es habitual que la piel presente un aspecto seco y tirante. La función protectora de la epidermis es la clave para presentar una piel saludable. Además, esta protección natural nos mantiene alejados de varias patologías cutáneas.

Esta barrera protectora funciona bloqueando los estímulos externos: los rayos uva, los alérgenos y los agentes infecciosos. Pero, también cuenta con otra función esencial: retiene el agua de la piel que es el elemento que la mantiene en buen estado e hidratada. La deshidratación de la piel puede desencadenar procesos inflamatorios, floración de bacterias o desequilibrio del pH. Es entonces cuando suelen aparecer algunas patologías de la piel.

Desde Asociación de Medicina Estética de Madrid queremos hacer hincapié en la importancia de consultar con un médico especialista para corregir el problema. El principal objetivo no será otro que reparar rápidamente la barrera protectora de la piel para recuperar la hidratación y acabar con la dolencia.