¿Se pueden eliminar las manchas solares?

Las manchas o lentigos solares son concentraciones de pigmento en zonas localizadas de la piel ante una exposición prolongada e inadecuada a los rayos solares o como consecuencia del envejecimiento prematuro. Estas manchas suelen aparecer en el óvalo facial o en las manos. Generalmente, lo hacen en las áreas más expuestas a los rayos ultravioleta. El escote, los hombros, los brazos o el cuello también son zonas especialmente delicadas. El número de consultas a dermatólogos por la aparición de manchas o la modificación de algunas ya existentes se ha multiplicado en los últimos años.

Afortunadamente, cada vez somos más conscientes de la importancia de protegernos de forma adecuada de la exposición solar. Una cuestión que no era muy popular hasta hace unas décadas, cuando no se conocían las consecuencias negativas de la exposición inadecuada a los rayos solares. Proteger nuestra piel de este agente externo es la mejor garantía de mantener su salud y evitar un envejecimiento prematuro.

En algunas ocasiones, se pueden confundir con las pecas, aunque estas últimas suelen ser congénitas. Es decir, que están presentes desde el nacimiento, mientras que los lentigos solares son consecuencia directa de la exposición solar y el envejecimiento humano. Habitualmente, estas manchas suelen aparecer a partir de los 50 años. Hay que tener en cuenta que a las pieles maduras les cuesta más regenerarse y recuperarse.

Acudir a una consulta de un médico especializado es esencial, porque aunque el lentigo es una lesión benigna, en algunos casos puede generarse en forma de melanoma. Disponer de un diagnóstico adecuado será esencial para concretar el mejor tratamiento en la eliminación de manchas cutáneas. Estas lesiones de la piel no desaparecerán por sí solas, ni con cosméticos. Lo más habitual es el tratamiento médico con tecnología láser, además de otras opciones terapéuticas médicas complementarias.

Evidentemente, será básico utilizar un filtro de protección solar con factor 50. Desde la Asociación de Medicina Estética de Madrid queremos hacer hincapié en que los tratamiento para eliminar los lentigos deben realizarse antes del verano para evitar otras complicaciones relacionados con la exposición solar.

El láser utilizado capta el color de la mancha y procede a su eliminación. Es posible que se genere una pequeña postilla en la zona tratada que se desprenderá a los pocos días. Los tratamientos con láser permiten alcanzar resultados sorprendentes, que se traducen en una piel limpia, uniforme y sin manchas.