¿Es lo mismo rinoplastia que rinomodelación?

Es innegable que la forma y el tamaño de la nariz es uno de los elementos que más influyen a la hora de disfrutar de un rostro armonioso. Las personas que no están conformes con la suya barajan como opción principal someterse a una rinoplastia, un procedimiento quirúrgico que hay que distinguir de la rinomodelación. Lo hacemos a continuación.

Los motivos que conducen a definir la rinoplastia como alternativa más recomendable pueden ser de diversa naturaleza. Puede tratarse de solventar un problema respiratorio. En estos casos se suele hacer una septoplastia para corregir la desviación del tabique, la estructura del interior de la nariz que la separa en dos cámaras. Este problema de desviación puede ser de nacimiento o adquirido. En este último caso, la causa puede ser una fractura en los huesos de la nariz o el consumo reiterado durante años de drogas como la cocaína.

Por descontado, la decisión de pasar por quirófano para someterse a una rinoplastia puede deberse a motivaciones únicamente estéticas. De todos modos, sea cual sea la razón, el postoperatorio es muy sencillo. En la Asociación de Medicina Estética de Madrid te recordamos que no todos los pacientes van a precisar del mismo tipo de cirugía. Por ejemplo, los que presentan una giba dorsal prominente, llamado “tabique nasal arqueado”, podrán corregirlo gracias a una intervención muy sencilla. Si se pretende un aumento de la nariz, lo que se hace en rellenar la zona. En el caso de que el paciente tenga la punta de la nariz caída, se refuerza esa parte para que no siga cayendo. Este último es un tipo de defecto que puede sumar algunos años de más al rostro si no se corrige. En el caso de que haya que rectificar una punta nasal ancha o redondeada, defecto provocado por la separación de los cartílagos, también se puede proceder con una intervención de rinoplastia.

Comentábamos más arriba que una rinoplastia y una rinomodelación no son lo mismo. En el primer caso es inevitable pasar por el quirófano pero en el otro no. La rinoplastia es un procedimiento de cirugía estética mientras que la rinomodelación es una técnica de modificación estética. El objetivo será sin embargo el mismo: modificar estéticamente la nariz. Si con la rinoplastia se corrige por ejemplo una posible desviación del tabique nasal, con la rinomodelación se van realizando pequeños implantes en la nariz para moldearla. Con este procedimiento sólo se puede hacer un agrandamiento y nunca una reducción. Este procedimiento tampoco se encamina a modificar la parte ósea de la nariz ni a una reconstrucción nasal después de una enfermedad o un accidente. En estos casos se opta por la rinoplastia. Por eso, esta última es aplicable a un número mucho mayor de casos que la rinomodelación. Casos con los que los profesionales se van familiarizando en todos los cursos de formación que hacen a lo largo de su carrera profesional. Sea por el motivo que sea, para la modificación estética de la nariz, desde la Asociación de Medicina Estética de Madrid hacemos la recomendación de acudir SIEMPRE a un especialista que cuente con la experiencia y capacidad necesaria para tales técnicas.