Hábitos alimentarios para perder los kilos de más que cogimos en vacaciones

Septiembre es el mes de vuelta. Poco a poco, retomamos nuestras rutinas y volvemos a nuestros hábitos de alimentación convencionales. Durante las vacaciones, no cuidamos demasiado lo que comemos. Helados en la playa, tardes de cañas, tapas, etc. Es lógico que al abandonar la práctica deportiva y la alimentación saludable la vuelta a casa suponga uno cuantos kilos de más en nuestra báscula. Es lógico que durante las vacaciones rompamos con todo, es nuestro tiempo de desconexión, y nos dejemos llevar por los excesos.

Para no arrastrar durante mucho tiempo las consecuencias de la época estival, es importante tener en cuenta ciertas cuestiones que nos ayudarán a volver más rápido a nuestro peso ideal. Evidentemente, es buena idea volver a realizar ejercicio físico de intensidad alta o media.

En cuanto a la alimentación, debemos dejar los alimentos poco recomendables y dar otras prioridades en cuanto a los principales ingredientes que componen nuestra dieta. En este caso, debemos apostar por frutas, verduras y hortalizas. Estos alimentos nos ayudan a sentirnos saciados, al mismo tiempo que nos aportan agua, fibra, vitaminas y minerales. Pero, lo más importante es que cuentan con un bajo aporte calórico.

Ya hemos comentado en varias ocasiones la importancia del agua para nuestro organismo. Es importante beber, al menos un litro y medio cada día, para hidratarnos desde dentro. También deberemos tener en cuenta que este brebaje nuca debe sustituirse por refrescos o zumos. Quizá esta última opción parece natural, pero lo cierto es que contienen otras sustancias, entre las que destaca su aporte en azúcar que puede paliar nuestro objetivo a largo plazo.

Desde la Asociación de Medicina Estética en Madrid queremos aprovechar este espacio para condenar las dietas milagros que pueden desencadenar en el temido efecto yoyó. Sabemos que este es uno de los meses por excelencia en el que nos proponemos la pérdida de peso. Pero, la mejor manera de cuidar nuestra línea es practicar deporte y comer de forma saludable. Llevar a cabo una dieta variada y equilibrada no sólo nos mantiene en nuestra talla, sino que nos ayuda a preservar nuestra salud.