Nuevas aplicaciones de la toxina botulínica

La toxina botulínica es ampliamente empleada en medicina estética para tratamientos de rejuvenecimiento facial. Sin embargo, esta sustancia ya se empleaba hace años para tratar otras patologías. En 1989 fue validada por el FDA, Food and Drugs Administration de EEUU, para su uso en casos de estrabismo. Precisamente, durante su aplicación en oftalmología se observó que esta sustancia atenuaba las arrugas formadas alrededor de los ojos. Desde entonces se emplea para erradicar las arrugas dinámicas o líneas de expresión facial, pero recientemente, se ha demostrados que la toxina botulínica también puede ser un tratamiento eficaz para problemas de diversa índole.

Desde Asociación de Medicina Estética de Madrid te presentamos los posibles beneficios de la toxina botulínica para tratar otras patologías, según recogen dos estudios recientes:

  1. La revista Journal of Psychiatric Research ha publicado un estudio que establece que las inyecciones de toxina botulínica mejoran, notablemente, los síntomas de pacientes con depresión. Sin ninguna duda, este trabajo es uno de los más complejos que se ha elaborado sobre los beneficios de la toxina botulínica en cuestiones de salud mental. Para la realización del mismo, se seleccionó un grupo de personas con depresión, 74 en total. A la mitad de los pacientes se les suministró toxina botulínica inyectada en la zona del entrecejo, mientras que a la otra mitad se le suministró un placebo. Los resultados fueron determinantes: inyectar toxina botulínica en pacientes con depresión puede mejorar sus síntomas en torno a un 50%.
  2. Otra publicación Aesthetics Journal también se hace eco de un estudio sobre la toxina botulínica, en este caso se trata de su aplicación para acabar con la eyaculación precoz. De este trabajo se desprende que la aplicación localizada de esta sustancia evita las contracciones musculares, siendo eficaz en casos de eyaculación precoz. El trabajo llevado a cabo en la Universidad de Tulane, en Nueva Orleans, se realizó en roedores demostrando que estos experimentaban latencias sustancialmente más prolongadas para alcanzar la eyaculación. En cualquier caso, se trata de un estudio inicial, será necesario seguir investigando para evaluar las posibilidades terapéuticas en pacientes humanos.

Como colectivo vinculado al mundo de la medicina estética queremos hacer hincapié en las posibles aplicaciones de la toxina botulínica para mejorar los síntomas e, incluso, eliminar otras patologías. Además de los casos comentados, en Estados Unidos la FDA aprueba el uso de esta toxina como alternativa terapéutica para problemas de:

  • Sudoración excesiva (Hiperhidrosis glandular)
  • Incontinencia urinaria
  • Osteoartrosi
  • Blefarospasmo
  • Migraña crónica
  • Parálisis infantil

Estas aplicaciones de la toxina botulínica también están autorizadas en la Comunidad Europea, sin embargo, hasta el momento sólo una marca o producto comercial (BOTOX) cuenta con la autorización oficial