Un nuevo fármaco podría frenar los efectos del envejecimiento celular

Las investigaciones científicas sobre el envejecimiento no cesan en su empeño de desentrañar cómo el paso del tiempo va deteriorando nuestro organismo. La lucha del ser humano contra los signos de la edad no se detiene y, en ocasiones, se hacen descubrimientos sorprendentes. Es el caso de un estudio publicado en la prestigiosa revista Science que hace referencia a la posibilidad de contrarrestar los efectos nocivos que el paso de los años va marcando en nuestro cuerpo.

El deterioro celular es progresivo. A mayor edad, más dificultades tienen las células para reparar los daños que sufren con el tiempo en su ADN. El problema es que cuando alcanza su umbral de lesiones las células dejan de funcionar de forma correcta dando lugar a varios problemas. Pueden suceder dos cosas: la muerte celular o, lo que es más peligroso, que la célula se divida de forma incontrolada, dando lugar a la aparición del cáncer. Ante la crudeza de esta afirmación, los científicos llevan años preguntándose si no habrá ninguna forma de reparar el daño celular. Una cuestión que podría ser clave para la creación de nuevas terapias antienvejecimiento.

Parece que la respuesta está más cerca ante los hallazgos que han tenido lugar en una Universidad de Sídney (Australia). La clave parece estar en un metabolito que se encuentra presente en las propias células y cuya función es clave en la reparación del ADN. En este estudio se ha descubierto que la aplicación de un potenciador de este metabolito es capaz de mejorar la capacidad de las células para reparar su daño, ya sea provocado por la radiación o por el envejecimiento.

Por el momento, el nuevo fármaco sólo ha sido probado en cobayas, pero los resultados han sido determinantes. Tanto, que se espera que su estudio clínico en seres humanos no se demore demasiado. Quizá, dentro de unos pocos años, tengamos a nuestra disposición una solución efectiva para ganarle, por primera vez, la batalla al envejecimiento. Burlando al tiempo un poquito más.

Desde la Asociación de Medicina Estética de Madrid queremos hacer hincapié en que el problema es que en nuestro día a día las células de nuestro cuerpo sufren miles de lesiones, algunas de ellas son reparadas. Sin embargo, las células no son capaces de reparar todos estos daños por sí mismas, con el paso de los años, cada vez ven más limitada esta función.