¿Por qué es importante conocer nuestro índice de masa corporal?

Cada vez nos preocupa más lo que comemos. Vivimos en una sociedad que está empezando a tomar conciencia sobre la necesidad de tener una dieta variada y equilibrada o, lo que es lo mismo, saludable. En este escenario, con un porcentaje elevado de la población con sobrepeso se vuelve más importante, si cabe, conocer nuestro índice de masa corporal (IMC). Es una medición muy sencilla que nos permite conocer cuál es nuestro peso ideal. También puede ser una medida relevante para alertar sobre otro tipo de problemas u enfermedades. Por ello, los endocrinos y nutricionistas deben de conocer este valor antes de apostar por una determinada dieta o tratamiento.

Calcular tu IMC es mucho más sencillo de lo que parece sólo debes dividir tu peso actual entre tu altura en metros cuadrados. Te saldrá un valor que, evidentemente, por sí sólo no sabrás interpretar. Lo que tienes que saber es que si esa cifra se encuentra entre los 18,5 y los 25 tienes un peso normal, entre el 25 y el 30 padeces sobrepeso y, a partir de este indicador se cataloga un problema de obesidad. Igualmente que nos preocupa estar por encima de nuestro peso normal, es necesario saber que por debajo de 18,5 también debemos alarmarnos por un peso bajo.

Sin embargo, no debes tomar ninguna decisión, antes de nada debes ponerte en manos de un especialista que pueda asesorarte sobre el mejor modo de llevar a cabo una dieta adecuada. De hecho, desde la Asociación de Medicina Estética queremos destacar que el IMC no puede usarse con niños, ni con personas mayores. Los valores finales pueden verse alterados ante un embarazo o en personas que cuentan con una masa muscular elevada.

Pero conocer el IMC es mucho más importante de lo que podamos pensar, sobre todo porque desde la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética (SEMCC) han publicado un estudio donde se señala que un índice de masa corporal elevado puede esconder problemas de diversas gravedad y patologías asociadas. Incrementando el riesgo de sufrir enfermedades como la diabetes, artritis, problemas en el hígado o algunos tipos de cáncer, hipertensión arterial, colesterol o apnea del sueño.

De todos modos, no deja de ser un mero indicador. El hecho de que la cifra de IMC sea elevado no significa que una persona tenga alguna de estas dolencias, puede estar perfectamente sana. Por ello, es adecuado visitar un endocrino cada cierto tiempo y revisar nuestros hábitos alimenticios y otras cuestiones de interés, como calcular de forma adecuada dicho valor.