¿Pueden los menores de edad someterse a cirugía estética?

medicina estética

¿Pueden los menores de edad someterse a cirugía estética?

Cada año en España, 65.000 personas pasar por el quirófano para someterse a alguna intervención de cirugía estética. De esas personas, el 1’5% son menores de 18 años. Son datos de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (Secpre). La cirugía plástica puede ser reconstructiva o reparadora y estética. En el primer caso, se practica tras enfermedades, traumatismos o malformaciones. Por su parte, la  estética tiene por objetivo modificar la imagen física de una o más partes del cuerpo. En el caso de los menores de edad, la mayoría de las intervenciones que se realizan en nuestro país son de cirugía plástica reparadora. Casi la mitad son otoplastias, intervención que corrige las conocidas popularmente como “orejas de soplillo” u “orejas en asa”. Hay personas que consideran a este tipo de operación como cirugía estética. Pero se olvidan de que, en la gran mayoría de los casos están justificadas desde un punto de vista médico por el sufrimiento psicológico que padecen estos pacientes. En la Asociación de Medicina Estética de Madrid te recordamos que a día de hoy en España no existe una normativa concreta sobre las intervenciones de cirugía plástica en menores de edad. Estas se rigen por la Ley de la Autonomía del Paciente (2002) y por la Ley del Sistema de Protección a la Infancia y a la Adolescencia (2015). Atendiendo a este marco legal, todo menor de 16 años que vaya a someterse a una operación necesitará el consentimiento de sus padres o tutores legales. Todo depende de la gravedad o riesgo de la operación, del nivel de madurez emocional e intelectual del menor y de su situación de emancipación. En Andalucía el marco legal es algo diferente. En 2009, la Junta aprobó un decreto con las condiciones para que los menores puedan ser intervenidos de cirugía plástica estética. Requisitos como pasar una entrevista con un psicólogo que emita un informe de madurez psicológica. Según la Ley de Autonomía del Paciente a la que nos referíamos antes, a partir de los dieciséis años cumplidos, el paciente puede someterse a una operación sin la aprobación de sus padres si se considera que tiene la suficiente madurez. De todos modos, siempre es aconsejable que acudan al cirujano acompañados de sus padres o representantes legales. Por su parte, los menores de dieciséis años necesitan el consentimiento por representación si quieren pasar por el quirófano. Por supuesto, son cuestiones sobre las que hay que meditar mucho. Sobre todo teniendo en cuenta que la principal contraindicación para este tipo de intervenciones es que el cuerpo de los menores aún está en pleno desarrollo y que no suele ser aconsejable someterlo a alteraciones quirúrgicas.  



X