Los peligros de comprar ácido hialurónico en sitios no autorizados

centros medicos esteticos madrid

Los peligros de comprar ácido hialurónico en sitios no autorizados

Si en un sector las consecuencias del intrusismo pueden ser realmente graves ese es el de la salud. No nos cansaremos de insistir en que, para someterse a cualquier tratamiento estético, hay que acudir a centros médicos estéticos de Madrid debidamente acreditados y con profesionales que cuenten con la titulación y experiencia necesarias.

¿Cuáles son los peligros de comprar ácido hialurónico en sitios no autorizados? ¿Qué consecuencias puede tener el hecho de que se aplique en centros sin la correspondiente autorización? Para abordar el tema nos tenemos que remitir necesariamente al problema del intrusismo profesional. De hecho, los médicos estéticos denuncian este fenómeno evidente en su sector. La Sociedad Española de Medicina Estética (SEME) pone de manifiesto que esta situación redunda en una grave falta de seguridad y control en las prácticas médico-estéticas. Según los últimos estudios de la SEME, más de un 30% de los casos de intrusismo tienen lugar en centros estéticos sin licencia, un 16% en peluquerías y un 14% los llevan a cabo esteticistas autónomas que realizan tratamientos en sus propias viviendas. 

Gran parte de estas prácticas ilegales tienen que ver con las inyecciones de ácido hialurónico, toxina botulínica, implantación de hilos tensores, manchas y tatuajes. En el caso de las manchas que pueden aparecer en la piel por diversas razones, desde la Asociación de Medicina Estética insistimos en que es clave hacer un correcto diagnóstico antes de eliminarlas, sean del tamaño que sea. No en vano, puede tratarse de un cáncer de piel y, si acudimos a personal no experto, puede abordarse como un mero problema estético.  

Prohibido hacer publicidad

No hay que olvidar que el artículo 84.4 del Real Decreto 1/2015 “prohíbe la venta por correspondencia y por procedimientos telemáticos de medicamentos y productos sanitarios sujetos a prescripción médica“. Por lo tanto es del todo irregular la venta de sustancias como el ácido hialurónico a través de Internet. En esta misma línea, queremos recordar que no pueden ser objeto de publicidad dirigida al consumidor final los productos sanitarios que estén destinados a ser utilizados o aplicados exclusivamente por profesionales sanitarios. Este es el caso del ácido hialurónico, usado por ejemplo para corregir una depresión, cicatriz, surco, arruga o para aumentar el volumen en determinada zona. 

 



X